Hacer de menos, muchas veces es mejor….

Cuantas veces te ha pasado que encuentras a alguien que crees que necesita ayuda, y le terminas  perjudicando? O con alguno de los hijos, pensamos en evitar  tengan  problemas, le quitas de su camino obstáculos para que no sufran y lo único que hacemos en dañar a ese hijo, porque le evitamos adquirir experiencia al enfrentarse a lo que tiene y debe vivir, para así lograr salir adelante, ser fuerte, saber tomar decisiones, y volar cuando esté listo… Aquí te comparto un cuento corto, un relato que quizá te transporte algún momento de tu vida, donde hayas atravesado una situación similar…….

En ocasiones es mejor hacer de menos y no de mas …

Un hombre encontró el capullo de una mariposa y lo llevó a casa para poder verla cuando saliera de él. Un día, vio que había un orificio y observo que la mariposa luchaba para salir del capullo, forcejeaba duramente para pasar su cuerpo a través del pequeño orificio … llegó un momento en el que pareció haber cesado la lucha, pues aparentemente no progresaba en su intento.

El hombre, en su bondad, decidió ayudarla y con una pequeña tijera cortó al lado del orificio del capullo para hacerlo más grande y de esta manera por fin la mariposa pudo salir tenía el cuerpo hinchado y unas alas pequeñas y dobladas .. El hombre esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo que se contraería al reducir lo hinchado que estaba. Nada de eso sucedió y la mariposa solo se arrastraba en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas… Nunca pudo llegar a volar.

Lo que el hombre en su apuro no entendió es que no la dejó luchar por su vida … las mariposas necesitan de ese gran esfuerzo que significa romper su capullo para poder vivir, durante esos minutos su corazón late con muchísima fuerza y la presión que se genera en su primitivo sistema circulatorio inyecta la sangre en las alas, que así se expanden y la capacitan para volar.

Moraleja … Muchas veces queremos aliviar el camino de quienes amamos, pero es mejor dejarlos inyectar sus alas con la fuerza de su corazón.

mariposa y crisalida

Finalmente todos conocemos historias donde por querer ayudar se ha perjudicado, y lo que es peor que te sientes pésimo al caer en cuenta de lo sucedido…sin embargo esto que no te quite ese espíritu de ayuda, somos seres humanos y queremos para los nuestros lo mejor, solo hay que visualizar un poco más adelante si nuestros actos y decisiones no trae consigo alguna consecuencia.

Hasta Pronto!!

Gaby Olivera

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s