Cayendo en pedazos, hagamos un paréntesis.

Hagamos un paréntesis en nuestro día, al iniciar la semana, que se yo en un día cualquiera, cuando comienzas a sentirte débil, sin ganas, sin motivación alguna, con el correr de los días aumenta esa sensación de pérdida de humor, te invade la tristeza y el desanimo, te sientes con ganas de desahogar lo que hay en tu interior, sin embargo no sabes realmente que es lo que te pasa?  

Alguna vez te has sentido así?, Has comenzado a experimentar una sensación rara y la melancolía que llena tu ser se hace presente, y tu sin saber de donde viene ese estado de incomodidad? Hay una razón, y debemos poner atención a ello, ya que olvidamos que como seres humanos vivimos de prisa, priorizando actividades y cumpliendo cosas y trabajos que en muchas ocasiones no tienen prioridad, y que lo único que hacen es que perdamos fuerza y comencemos a sentirnos cansados, física y espiritualmente, porque entre correr y correr, aprender, enseñar, lograr, y tener éxito haciendo crecer el autoestima, y permitiendo al Ego se apodere de nosotros, hemos olvidado al “SER” , pequeño-gran detalle. Sabías que estamos formados en distintas “dimensiones” por decirlo de alguna manera:

* cuerpo físico, * cuerpo mental, * cuerpo emocional, * cuerpo espiritual, y no entendemos que la unión de todos nos da el equilibrio.

Hay momentos que estamos separados diametral mente de cada una de estas dimensiones del nuestro propio cuerpo y es cuando viene el estado que tu sientes de incomodidad de tristeza, melancolía, desanimo, desmotivación, cansancio, y ganas de llorar…

En esos momentos nos hemos olvidado de nuestro ser, hay una desconexión total entre cada uno de nuestros cuerpos, dando prioridad solo a lo exterior, y la única conexión que tenemos es con el Ego del todo aquello que hicimos bien sin embargo no quedamos satisfechos.

Entonces que sucede:

1. Olvidaste lo principal, tu esencia, tu Alma está desconectada de ti y tu de ella, la has olvidado. Olvidamos ser coherentes y recordar que nuestro  cuerpo cuida y cobija nuestra Alma.

2. Tratamos de evitar dolor, tapas tus heridas del corazón, del alma, lejos de permitirte reconocerlas, sentir, perdonar y sanar. Luego entonces, pasa el tiempo y vas acumulando heridas y guardando dolores, donde hace su aparición el enojo, la molestia, la tristeza, y la desolación. Llegamos a pensar que olvidar es mejor que escuchar al nuestro interior que llora tratando de olvidar aquella ilusión que nos mantenía vivos!!  Las heridas son desde la infancia, y no hemos sanado.

3. Cada pedazo de nosotros se va cayendo y lo vamos depositando en todos aquellos seres que se han acercado a nosotros y que nos han lastimado, vamos dejando en amigos, dejamos ilusiones, deseos, proyectos/trabajos, dejamos amor, alma y corazón en ellos, y como no tenemos tiempo, corremos y vamos de prisa por la vida, comienzas a sentir ese vacío, por que lo has dado todo, es más hasta en lugares vas dejando algo de ti. Ahora imagina no sanar…

4. Nuestro poder es cedido? a quien? a aquellos que han sido parte de tu vida, perdemos el foco, aun cuando vamos por la realización, dejamos crecer el Ego, volviéndonos egoístas, pensando en nosotros en llenar de halagos sin embargo la desconexión, los fragmentos se van cayendo a pedazos cediendo nuestro poder a todas aquellos que caminaron junto a ti. Donde quedó la intuición? , te acuerdas de ella? la voz interna nos habla, la escuchas? ó solamente haces el juicio que tu mente te permite, esa mente entrenada con ese orden para cubrir con un velo de indiferencia a esa voz interior..  

Alguna vez te has preguntado porque has renunciado a personas que deben estar en tu vida? , el Ego es tan grande que es a quien escuchas y quien te aconseja, y te has olvidado de hacer caso de la intuición, del sentir del Alma que es la mejor consejera. Si es así pregunta:

¿Cuántas veces me he sentido así sin fuerza?

Cuantas veces me he dejado dominar por el ego?

Cuántas veces he cedido mi poder?

Hasta cuando cuidaré de mi Niña (o) interior? y escucharé lo que siente y que le duele.

Hasta cuando haré caso a la intuición que es mi consejera?  Reconectarte con tu Yo, es lograr el equilibrio, es no vivir tan deprisa, ni ceder el poder a otra persona, es sanar tus heridas reconociendo el dolor causado, es perdonar y liberar tu Alma de un sentimiento negativo que separa cada parte de ti. Vale la pena que busques la paz interior en medio del mundo que habitamos y que violentamos porque la madre tierra nos ofrece una naturaleza sabia, en calma y llena de paz a la que nosotros hemos quitado su equilibrio junto con el nuestro. Recupera, y busca de donde viene la pérdida de tu poder interior.  

Hasta Pronto!!!  

Gaby Olivera

perdida de la paz interior

 

 

2 comentarios en “Cayendo en pedazos, hagamos un paréntesis.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s