Actitud, es clave para el éxito

Cuáles son los enemigos del éxito? En realidad podemos agregar muchos factores, en lo personal para mí es la Actitud la que genera los cambios y nos catapulta al éxito, porque detrás de ella hay un cambio de mentalidad, se me figura que cambiamos el chip por uno mas actualizado. Porqué cambiamos el chip? creo que porque no estamos conforme con lo que tenemos o con la forma en que vivimos, es como cuando no te caben los zapatos porque tu pie ha crecido, pues de la misma manera tu luz interior quiere y desea expansión, sin embargo no todos hacemos caso a ese llamado, lamentablemente comenzamos a vivir en conflicto y nos llenamos de excusas y pretextos. Los verdaderos enemigos son el conformismo y la mediocridad, esos no conducen a ningún lado, simplemente te dejan donde estas, comenzando a ver con tristeza, coraje, envidia como otros avanzan mientras tu sigues en el mismo lugar. Fracasamos por que perdemos tiempo, en decidir, anteponiendo excusas y perdemos sí ese valioso tiempo, que no regresará. La mediocridad nos atan a viejas creencias, malos hábitos, pretextos tontos que solo “Yo” creo, los demás no. Hoy compartiré el cuento de la “Vaca”, y las consecuencias de una vida de mediocridad y conformismo..

La Vaca..

Un viejo maestro deseaba enseñarle a su discípulo los secretos para vivir la vida próspera y llena de felicidad, sabiendo los muchos obstáculos dificultades en esa búsqueda, así que primero quiso que aprendiera la razón por la cual muchas personas viven atadas ea una vida de conformismo y mediocridad. Para que el joven pudiera entender esta importante lección , debía ver por sí mismo que sucede cuando dejamos que la mediocridad gobierne nuestra vida. Deciden irse al poblado mas lejano y mas pobre de esa región y escogen la casa mas pobre, casi en la miseria y de ahí ellos pasaría la noche. La casucha tenía sus paredes cayéndose, techo con goteras, basura y desperdicios por todos lados y ahí vivían 8 personas. Tenían miradas tristes y cabezas bajas, ropas sucias, la pobreza no solo habitaba en su casa sino en el interior de las personas. Ante tanta pobreza ellos tenían una gran posesión: eran dueños de una vaca. 

La vida  de estas personas se regía por la vaca: hay que ordeñarla, alimentar, que tome suficiente agua, a pesar de que les daba poca leche para sobrevivir,  les servía de mucho ya que los separaba de la miseria, los hacía sentirse  seguros y no estaban tan mal.  El joven no acababa de entender que tenía que aprender, pero al dia siguiente antes de irse, el viejo lo condujo hasta donde   se encontraba la vaca y ante la incredulidad del joven, sacó una daga y dio     certera herida mortal a la vaca. Este no podia creer lo que había ocurrido,       porque para que entendiera la lección había que dejar a la familia en la  miseria.

Un año después, el viejo le dijo que tenía que regresar a la misma casa para    ver que había sucedido con la familia. El joven al regresar al mismo pueblo no pudo localizar aquella casucha, ya que había en ese lugar una nueva casa        enorme y bonita. Lo primero que cruzó por su mente fue el presentimiento      que la muerte de la vaca había sido el golpe mortal para la familia, viéndose   obligados a abandonar ese lugar y otra familia había construido esta nueva     casa.  Ante su asombro, de esa enorme casa salió el mismo hombre que los había albergado casi no lo reconocían porque vestía ropas finas y nuevas, sonreía. Los paso a su casa y les platico lo sucedido a su partida.

Al ver muerta a la vaca, la pobre familia no tuvo mas que hacer algo para poder salir adelante. Limpiaron el patio de toda suciedad que había y comenzaron a sembrar algunos granos. La granja empezó a producir más de lo que necesitaban para su sustento, y lo vendieron a sus vecinos, luego lo vendían en el mercado del pueblo y así empezaron a tener dinero para comprar ropa nueva y arreglar la casa, poco a poco la trágica muerte de nuestra vaca nos trajo       una vida nueva y nos abrió la puerta a las oportunidades. Fue entonces cuando el joven entendió la lección: Si la familia no hubiera perdido la vaca que era la una posesión que era la cadena que los ataba a la miseria, no hubiera podido ver nuevos horizontes que cambiarían su vida y así seguirían en la medio- cridad y conformismo.

Cuantos de nosotros nos permitimos vivir en la mediocridad, además de gobernar nuestra vida. La pregunta de siempre: Que vacas te atan?  1. No tienes  tiempo. 2. Quiero tener éxito, pero: Nadie me apoya, no me deja mi esposo,      mis hijos son pequeños, ya soy vieja, no se hacer esto…                                              Si sigues cargando tus vacas, jamás saldrás del lugar donde te encuentras, identifica y arriesga, siempre vas a ganar.  

Hasta Pronto!! 

 Gaby Olivera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s