Experimentando Cambios

En esta etapa de disrupción, des-cubrir aspectos que no conocíamos de nosotros, ha sido una verdadera aventura, creíamos, pensamos, que estabamos bien, corriendo por doquier para avanzar, y crecer. En un mundo de exigencias, creando necesidades, para después ofrecernos una puerta a la pertenencia de un grupo social, aceptación, aprobación, status.

Transformar, competir, luchar, actualizar, son términos agregados a nuestra narrativa diaria, buscando el arquetipo en el que mejor encuadraba mi imagen, mi yo, sentíamos la insaciable necesidad creada por nuestra sociedad de poseer, tecnología, moda, hasta la basta colección de cursos ofrecidos haciéndonos creer que eramos lo máximo con el cúmulo de Certificaciones rimbombantes que durante años nos dieron buena economía, re-conocimiento, e imagen. Solo que olvidamos un pequeño detalle, al SER, nutrirlo, alimentarlo, dejarlo existir sin exigencias ni formas, sin estructuras ni esquemas, simplemente por el Ser en si mismo.

Hoy mi reflexión va encaminada a comentarte que esta parte del crecimiento personal, me ha llevado a la meditación, a re-conectar con el cuerpo, sí, con mis emociones, con lo que siento. En un ejercicio diario, siento lo que siento, poniendo foco en mi respiración, en como entra en ese espacio donde compartimos convirtiéndonos continuidad del universo que fluye como energía a través de mi.

En un dar y recibir, conectada con la manifestación de un cuerpo que llama a la atención de la tensión, del estrés acumulado, de la emoción, volvemos a ser uno mismo, sin separación, donde esta hermosa circulación nos permite vivir con nosotros mismos en un inhalar y exhalar la vida, un intercambio suave como brisa, lleno de generosidad, sintiendo y observando que eso soy, soy paz, soy amor, soy calma, soy felicidad, soy capacidad, soy fuerza, soy voluntad, soy amor, soy luz, soy tristeza, soy alegría, soy esperanza. Sin requerir de nada mas, puedo conectar con mi cuerpo, y des-cubrir la divinidad que habita en mi, cada órgano de mi cuerpo respira, late, funciona sin necesidad de que yo le recuerde su tarea, su deber, solo contribuye, está, es….

En un fluir como proceso dinámico de la vida, de constante generosidad, abundancia, me permito sentir, mediante la respiración, poniendo foco en cada parte de mi cuerpo como si lo escaneara para encontrar la necesidad de liberar, dejar de contener y controlar la emoción existente en un zona particular donde late, escondida en las memorias celulares, esperando su turno para ser liberada, y no olvidada por la separación e indiferencia a mi misma; en un mundo que invita a ser incluyentes donde sin darnos cuenta nos excluimos a nosotros, a nuestras emociones, y sentimientos.

Hoy en el confinamiento mi tarea es re-aprendo a ser YO, a re-conectar, a transformar liberando ese espacio de estrés, angustia, ansiedad, miedo, para traspasar, y unirme en un instante conmigo misma, recuperándome y re-encontrándome en este el sendero de la vida. Trabajando en mí para no olvidar la bondad, la nobleza, la caridad, en una sociedad des-humanizada sin reconocer al hermano, solo enfrentándonos hombre vs. hombre, y no perder de vista la dignidad, la esperanza y el coraje por salir adelante; sin infringir dolor a otro y dejar de sentir compasión.

Qué has descubierto en esta etapa que ha cambiado los modos y las formas? Qué has incorporado a la vida? Cuánto ha cambiado tu narrativa? Que palabras han surtido efecto y están en acción para trasformarte y contribuir a tu gente? Tu registro de empatía, altruismo, compasión, que nivel tiene hoy? Cuantas estrategias de resiliencia has puesto en acción para vivir y no sobrevivir en este momento y salir fortalecido? Te has podido adaptar a las nuevas formas en caso de haber tenido una perdida por el COVID-19?

Como sociedad hemos aprendido algo? O nos hemos vuelto a saturar de cursos, imponiendo a nuestros colaboradores actualizaciones, rompiendo la dinámica poco funcional de los hogares en crisis? Siguiendo el mismo camino, pero ahora confinados, ese camino de des-conexión, con un estrés mayor por cumplir con tantas tareas que no me permiten sentir la suave brisa de mi respiración. Te invito a regalarte 5 minutos al día, solo para respirar un poco de la vida, estando presente en ti mismo, experimenta y siente, re-aprende y des-cubre.

Hasta Pronto!!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s