Enfrentando Desafíos…

Entramos en la recta final de agosto, y como un abrir y cerrar de ojos se ha ido el año, unos han invertido su tiempo de alguna manera, tomando cursos, otros en un principio adaptándose a una nueva forma de vida, cambio de hábitos sino es que casi todos, algunos más sufriendo la pérdida de un ser querido, amigo, conocido, otro sector enfrentando la pérdida de trabajo y buscando o creando algo para poder solventar los gastos; ahora con el ingreso a clases desde la forma virtual, los padres conocerán aún más a sus hijos, que si son dispersos, que si no están acostumbrados a aprender por zoom, y conocer a los hijos de una forma diferente.

Y en general cuantas cosas te atreviste hacer durante este tiempo? ¿Cuantos miedos te detuvieron durante toda la vida y ahora la necesidad, la nueva forma de vivir te invitaron a dar ese paso que pensabas difícil? ¿Qué meta lograste? ¿Que descubriste de ti mismo? ¿Con cuantas emociones te enfrentaste para conocer que son parte de tu persona? ¿Cuanta ansiedad vives aún al estar en casa aprendiendo una nueva forma de vida, de generar una economía estable?

¿Has observado que has creado al igual que muchos una nueva identidad? Crear una nueva identidad es un nuevo desarrollo del Ser basado en el conocimiento; pero también en la experiencia, en los recuerdos, en las emociones que has identificado en este periodo permitiéndote elaborar una nueva narrativa de tu nueva identidad.

Jugando con nuestra memoria………

Hacer uso de la memoria a favor es trabajar en positivo, retándonos a nosotros mismos para alcanzar metas; sin embargo en ocasiones sino es que la gran mayoría, la mente nos juega en contra, hace recordar con la somática y el pensamiento que no podemos, que ya lo hemos intentado y hemos fracasado, es común para nosotros trabajar siempre con el pensamiento negativo, poner foco a aquello que nos duele, sin ser conscientes que así no podemos crear nueva identidad que nos favorezca; nutrirnos de la misma narrativa fatalista, diciéndonos siempre lo mismo, frases como: estoy salado, a mi no se me dan las cosas, soy un perdedor, esto no es para mi, no puedo, y que sé yo cuantas frases más hacen de nosotros tomar decisiones poco favorables, dejando atrás historias y experiencias que nos han regalado información, aprendizaje; pero sobre todo una posibilidad de elegir diferente en estos momentos.

La re-conexión, una puerta abierta a la nueva identidad.

Hoy que conocemos los beneficios de la Meditación, y no es que te conviertas a otra filosofía o cambies tu credo, sino que integres a tu día a día, técnicas o métodos diferentes que ayuden a ese nuevo desarrollo del ser, es importante considerar que una manera de re-conexión con el cuerpo y la mente te la da la Meditación, que mediante diferentes técnicas ayudan a crear un puente entre tu somática y tu mente.

Equivocadamente pensamos que solo con eso lograremos toda la vida estar en calma, y no es así. La meditación nos permite identificar el estrés en que vives, la ansiedad, aunque lo más importante es conocer el idioma de tu cuerpo, que manifiesta y desde donde viene esa emoción. Así como el pensamiento y la experiencia que lo genera. De ahí que se pueda identificar de todo el abanico de pensamientos que genero en un día con cual voy a que darme? ¿Cuál será ese pensamiento recurrente que me limita a dar el siguiente paso? ¿Cual de todas las experiencias vividas positivas voy a recordar para impulsarme hacia un nuevo desafío? Y así elegir desde el pensamiento, desde el logro, la confianza el siguiente paso. La meditación nos abre a la posibilidad de crear y reconocer traumas y duelos no vividos, que hemos guardado el esa maravillosa computadora llamada cerebro.

Desconectado, como saberlo?

Convertirnos en observadores de nuestra propia experiencia nos permite identificar que tan desconectados estamos internamente; por ejemplo:

  1. Vivir fuera del presente
  2. Que mi pensamiento oscile entre el pasado y el futuro sin hacer una parada en el presente.
  3. Desconocimiento de las manifestaciones de mi cuerpo-
  4. Dolores que se presentan durante mucho tiempo.
  5. Presencia de estrés
  6. Desconocimiento de mis emociones
  7. En que parte del cuerpo se manifiestan llamando mi atención y yo no les hago caso.
  8. Separarme del juicio y la crítica
  9. Conmigo y con los demás. Esa red de pensamientos que son recurrentes y vienen a mi mente para enjuiciarme.
  10. Observar el pensamiento rígido, aferrada al control, la verdad absoluta, miedo, la desesperanza. Falta de autoconocimiento

Como verás todos hemos creado una nueva identidad, solo que de ti depende que tipo de identidad quieres tener para seguir enfrentando los desafíos de la vida, que nos invita a probarnos a nosotros mismos, reconocernos, re-conectarnos y re-inventándonos en una nueva forma del Ser.

Hasta Pronto!!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s