Autoestima de Cristal, un mal que aqueja al adolescente.

Autoestima de cristal, un ego muy alto, pero sin estructuras internas que lo sostengan ante el mas mínimo reto, se fractura se rompe, intolerancia a la frustración, individualismo, pérdida de valores, y poca actividad pro-social, es lo que están viviendo muchos de nuestros jóvenes de entre 11-18 años hoy en día. Las alteraciones en los estados de ánimo, trastornos de la personalidad, es una de tantas consecuencias de la disfunción y descomposición de nuestro tejido social. Estaría cayendo en el Síndrome del Emperador

Con la pandemia se han acentuado en los adolescentes conductas diferentes en casa y la actividad escolar, o viceversa, la violencia hacia las madres se ha incrementado por parte de los hijos con la nueva forma de trabajar desde el hogar, creando sentimientos y emociones de culpa por parte de las madres al cumplir diferentes roles: Madre, trabajadora, guía o mentora escolar, que en muchas ocasiones crea una esfera que estalla porque en alguna de las áreas olvidaron poner limites necesarios para que la vida fluya en completa armonía.

Cuan importante es la unificación de criterios entre los padres/tutores y los educadores escolares, comprender que integrar y reforzar los lineamientos, los reglamentos, los limites basados en el respeto en cada ámbito sin descalificarse los unos a los otros. Quizás entramos a un terreno delicado cuando como padre/tutor elegimos un colegio/escuela sea pública o privada donde ponemos toda la confianza en el educador, sin embargo nada mas lejano, hoy en día los padres desde su perspectiva, en la narrativa diaria son capaces de descalificar a los educadores o viceversa, creando un vacío en la educación, espacio donde el adolescente es capaz de hacer juicio de ambas partes, y así tomar acción y conductas poco saludables en contra de padres/tutores y maestros.

La culpa, emoción moral, está presente tanto en los padres como en los maestros, al no poder acordar la forma de pensamiento entre ambos para un mejor abordaje del adolescente, pero en el caso de los adolescentes están presentando conductas agresivas, tanto verbales como físicas, conductas desafiantes, Ira y denostación hacia los padres, traspasar límites impuestos en la familia y los reglamentos en las escuelas aun de forma virtual, intolerantes a la frustración cayendo en conductas de robo a los propios padres para conseguir el objeto deseado. Autoestima de cristal, no aceptación a la realidad que viven y poca o nula empatía.

Este tipo de conducta independientemente que se cree puede tener un origen desde genético hasta causados por el medio ambiente que los rodea, cuenta con mayor peso en la actitud permisiva de los padres. No marcar bien los limites, jerarquías, o roles dentro del hogar; así como el pensamiento de carencia en que vivió el padre y no quiere que a su hijo le falte nada, cumpliendo caprichos, pasando por alto los reglamentos familiares y la disciplina se diluye o relaja, cediendo el poder al hijo.

El hijo sabe perfectamente a cual de los padres puede manipular o ambos, y se acentúa cuando los padres están separados, y uno de ellos es más permisivo que el otro, esto manifiesta el sentimiento y la emoción de culpa, por haberse separado, por creer que vivió experiencias traumáticas, por que es madre o padre que se ausentan por el trabajo…

Actuar en conjunto los padres, y la institución educativa ayudará a que el adolescente modifique su autoestima, ubique su lugar en la familia hablando de derechos, privilegios y obligaciones, sentir empatía por su semejantes, participar de forma positiva en actividades pro-sociales, sobre todo, tener la capacidad de reconocer sus errores, aumentar la capacidad de sentir las emociones morales, como la empatía, la compasión y el altruismo en pro del reconocimiento de su responsabilidad ante algunos actos cometidos en contra de su progenitora; así mismo mostrar conexión con su madre, evitando también que se haga daño, con tanta resistencia que opone a sentir, percibir y visualizar su realidad tan distorsionada.

  2 comentarios para “Autoestima de Cristal, un mal que aqueja al adolescente.

  1. Alejandra
    4 mayo, 2021 en 7:36 pm

    Tanta verdad! Es difícil pero no imposible, y en esta vida vamos aprendiendo con los tropiezos y aciertos. Gracias por compartir!! 😁🙏🏽🙏🏽🙏🏽

    Me gusta

    • 18 mayo, 2021 en 12:50 pm

      Alejandra, gracias por leer, tener un compromiso con nuestros adolescentes es ayudarlos a crear una Autoestima solida, que no sea tan fácil de derribar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: