Categoría: Emociones

Miedo y deseo

Las dos fuerzas que se nutren del Ego son el miedo y el deseo, haciéndonos esclavos de las situaciones de la vida diaria.

Basados en la necesidad que creemos tener, percibiendo solo el 5% de una realidad, donde las imágenes que recreamos como parte de la carencia, siendo YO, el único que importa, que merece la pena vivir, comprar, obtener, tener, para llenar el vacío del ser interior. Es un espacio donde lo minúsculo del Ser, libra batallas y luchas con el tener y poseer del deseo, de un Ego insatisfecho que evade la imagen del espejo; que ofrece el reconocerse tal y como es con sus carencias, en una ruta de lo negativo que impide poner luz a la esencia del verdadero ser.

Nuestro SER, siempre despierto, incomodándonos, sacudiéndonos de un letargo, producto de la programación con la que vivimos, impidiendo esa mirada curiosa, donde la duda nos invita a mirar con otra perspectiva las decisiones experimentando emociones que solo aquel explorador vive y se permite. En esa ruta de programación que nos ha enseñado a ver la duda como algo malo, indecisión, inseguridad; sin embargo solo aquellos que logran ver en la duda otra mirada, amable, de confianza que brinda el reafirmarme y reconocerme quien soy, con las gafas claras, transparentes del poder discernir, elegir y decidir atravesando fronteras mas allá del desierto que transitamos.

El Ser apela a la consciencia, sutilmente le sugiere: despierta, no eres ese miedo, no eres ese deseo, no eres esa duda, eres un SER en totalidad y plenitud solo para expandir lo que eres y compartirlo, es entrar en la vacuidad, esa vacuidad bien entendida, encontrando en ella sus causas y los resultados, donde todo aquello causa el sufrimiento.

Miedo y deseo, es como estar enfermo y no comprender las causas, el origen de esta enfermedad, seguir dormido es como ser ignorante, sin abrir la puerta al despertar que ofrece la sabiduría innata, y poner freno a lo que es la causa de muchos sufrimientos en la vida.

Detener o suspender es como mirarnos en un espejo, observarnos a nosotros con nuestros contenidos mentales, reconociendo que nos enganchamos, quedamos atrapados con esos grilletes que someten el miedo y el deseo terminando por ser nosotros mismos las causas del propio sufrimiento.

Pensamos que es tan difícil y complejo encontrar antídotos para vencer el miedo, para no dejarnos dominar por el deseo, iniciaremos por observar el discurso de la mente: “vencer el miedo”, eso es lo que escuchamos, pero el miedo no se vence, es una emoción que se regula, no estamos “luchando”, el miedo, cierto es que vive en nosotros como un sistema de alerta, es la alarma que nos permite la sobrevivencia, y como vencerlo o apagarlo?; por lo que hace a dominar el deseo, solo me gustaría comentarte que también parte de nosotros es desear, aquí la observación es encontrar la causa de dicho deseo y su beneficio. Es deconstruir el momento del deseo mediante un dialogo interior, usando la mente discursiva, refutando cada pregunta que lance la mente. Es como ver arder la zarza y no quemarse, es un análisis para llevar a la mente agitada del ( deseo ) a la mente en calma de los resultados de dichas decisiones.

Los antídotos están a tu disposición y puedes hacer uso de ellos en cualquier momento, la farmacia está abierta las 24 horas del día, entrar en ese espacio llamado calma es llegar a un lugar seguro, donde traerás contigo los antídotos: la confianza, el discernimiento y el soltar. Ese es el espacio de la vacuidad, el equilibrio, la ecuanimidad, y soltar el deseo, con la habilidad que ya has aprendido a manejar: el regular el miedo.

Es cuando el Ser logró su cometido, despertar a tu consciencia, para retomar la sabiduría para seguir transitando en esta experiencia llamada vida.

Hasta Pronto!!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

Re-evolución, producto de la nueva normalidad

Los cambios drásticos, las crisis, las alteraciones violentas traen consigo una transformación, una verdadera transformación en diferentes espacios, ya sean geopolíticos, sociales, científicos, de culto, y de procesos internos, las causas y condiciones se dan para que ocurran estos quiebres; la humanidad no se ha escapado de esta Re-evolución, que nos ha traído la pandemia.

Los nuevos esquemas a los que nos hemos adaptado en esta verdadera era digital, virtual, de conexión a través de dispositivos, permiten que nos conectemos con rapidez e inmediatez, viviendo procesos desconocidos para nosotros, procesos internos que evitamos por muchos años, como miedo, inseguridad, culpa o vergüenza por no ser suficiente o capaz de trabajar mediante un dispositivo.

Hacer bypass entre nuestro cuerpo-mente-espíritu era algo que se venía trabajando por neurocientíficos años atrás, no era solo encontrar la calma, sino conocer el impacto a nivel cerebral y los beneficios que se obtienen a la atención de todos nuestros sentidos, el autoconocimiento, así como derribar viejas creencias en torno a la expresión de nuestros genes.

Comenzaron a tomar fuerza las conductas pro-sociales, bien encaminadas, sin destruir, con el único objetivo de poner al servicio de otros nuestros capacidades, habilidades, desarrollando la empatía, la compasión, generosidad y el altruismo.

Conectar con el dolor no solo de nuestro país sino de la humanidad, ha hecho un parteaguas en el mundo, dejar de vivir en el egoísmo, la indiferencia y frialdad olvidando el mundo de las emociones que vibran en nosotros, se manifiestan y nos hacen adaptarnos y responder a los eventos ocurridos.

Solo que hoy esa Re-evolución no solo es externa, ha sido una gran Re-evolución interna enfrentándonos a los propios demonios, quitando los disfraces oxidados que usaba nuestro ego, aparentando alguien que en realidad no éramos. Ya no es tocar una puerta para conseguir un puesto, ahora era abrir la puerta a la creatividad para usar mis propias herramientas donde pueda crear una nueva realidad capaz de poner a servicio de otros mis talentos para ir capitalizando el conocimiento, y vivir de una forma diferente.

Inseguridad, ansiedad, miedo, tristeza, ira, desagrado, depresión, alteraciones del sueño y mas.. han sido el común denominador en las charlas que se tienen entre amigos, familia, conocidos, la evolución interna nos lleva a tomar nuevas rutas para des-cubrir lo que por décadas habíamos tapado: a nosotros mismos, nuestras emociones.

Lo más duro de todo esto era habernos perdido a nosotros mismos, reaccionar a cualquier estímulo interno sin permitirnos gestionar el dolor o lo que siento, buscando siempre culpables por lo que nosotros mismos habíamos creado, integrar filosofías nuevas a nuestra vida en pro del bien-estar, es hoy quien nos rescata, perder para ganar, ganarnos a nosotros mismos y comprender que nada es seguro, la imperfección nos ha traído aceptación, la impermanencia, nos permite observar la fragilidad de la vida, valorarla, y reconocer que sí tenemos límites, la vulnerabilidad no enseña a que sentirse vulnerable no es sinónimo de debilidad, sino de ser y mostrarnos auténticos, el bypass que utilizamos mediante la respiración, permite sentir lo que sentimos, escuchando los llamados de atención de nuestro cuerpo, que nos dice: Voltea obsérvame, siénteme, percíbeme, aquí estoy, es un llamado amoroso, generoso para sentir compasión por mi mismo; no se puede sentir compasión por otro sino me amo, respeto y cuidado.

¿Qué hacer?

  1. Reconocer y aceptar los cambios a los que te enfrentas, laboral, familiar y emocional
  2. Conectar con la somática de tu cuerpo. Que siento, como lo siento, y como lo vivo.
  3. Identificar las emociones que emergen durante cada evento.
  4. Gestionar la emoción, aceptar, reconocer, fluir, la emoción
  5. Identifica cada pensamiento que baja tu autoestima así como opone resistencia al cambio.
  6. Reconoce la vulnerabilidad sin culpa y vergüenza
  7. Adaptarte a este proceso de transformación
  8. Crear desde ese espacio una nueva identidad, en busca de tu bien-estar.

Lo mejor de todo esto es que muchos aprovechamos la oportunidad de crear, desempolvar sueños, cumplir con nuestro trabajo, e integrar una actividad social, aun estando en la pandemia, aprender la importancia del autocuidado, autosostén, y autocompasión. Todo con una nueva forma de pensamiento, la Re-evolución como proceso de transformación en la humanidad.

Hasta Pronto!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

Rubia, Niña, Puente, Diversión, Feliz, Alegría, Saltar

Autoestima de Cristal, un mal que aqueja al adolescente.

Autoestima de cristal, un ego muy alto, pero sin estructuras internas que lo sostengan ante el mas mínimo reto, se fractura se rompe, intolerancia a la frustración, individualismo, pérdida de valores, y poca actividad pro-social, es lo que están viviendo muchos de nuestros jóvenes de entre 11-18 años hoy en día. Las alteraciones en los estados de ánimo, trastornos de la personalidad, es una de tantas consecuencias de la disfunción y descomposición de nuestro tejido social. Estaría cayendo en el Síndrome del Emperador

Con la pandemia se han acentuado en los adolescentes conductas diferentes en casa y la actividad escolar, o viceversa, la violencia hacia las madres se ha incrementado por parte de los hijos con la nueva forma de trabajar desde el hogar, creando sentimientos y emociones de culpa por parte de las madres al cumplir diferentes roles: Madre, trabajadora, guía o mentora escolar, que en muchas ocasiones crea una esfera que estalla porque en alguna de las áreas olvidaron poner limites necesarios para que la vida fluya en completa armonía.

Cuan importante es la unificación de criterios entre los padres/tutores y los educadores escolares, comprender que integrar y reforzar los lineamientos, los reglamentos, los limites basados en el respeto en cada ámbito sin descalificarse los unos a los otros. Quizás entramos a un terreno delicado cuando como padre/tutor elegimos un colegio/escuela sea pública o privada donde ponemos toda la confianza en el educador, sin embargo nada mas lejano, hoy en día los padres desde su perspectiva, en la narrativa diaria son capaces de descalificar a los educadores o viceversa, creando un vacío en la educación, espacio donde el adolescente es capaz de hacer juicio de ambas partes, y así tomar acción y conductas poco saludables en contra de padres/tutores y maestros.

La culpa, emoción moral, está presente tanto en los padres como en los maestros, al no poder acordar la forma de pensamiento entre ambos para un mejor abordaje del adolescente, pero en el caso de los adolescentes están presentando conductas agresivas, tanto verbales como físicas, conductas desafiantes, Ira y denostación hacia los padres, traspasar límites impuestos en la familia y los reglamentos en las escuelas aun de forma virtual, intolerantes a la frustración cayendo en conductas de robo a los propios padres para conseguir el objeto deseado. Autoestima de cristal, no aceptación a la realidad que viven y poca o nula empatía.

Este tipo de conducta independientemente que se cree puede tener un origen desde genético hasta causados por el medio ambiente que los rodea, cuenta con mayor peso en la actitud permisiva de los padres. No marcar bien los limites, jerarquías, o roles dentro del hogar; así como el pensamiento de carencia en que vivió el padre y no quiere que a su hijo le falte nada, cumpliendo caprichos, pasando por alto los reglamentos familiares y la disciplina se diluye o relaja, cediendo el poder al hijo.

El hijo sabe perfectamente a cual de los padres puede manipular o ambos, y se acentúa cuando los padres están separados, y uno de ellos es más permisivo que el otro, esto manifiesta el sentimiento y la emoción de culpa, por haberse separado, por creer que vivió experiencias traumáticas, por que es madre o padre que se ausentan por el trabajo…

Actuar en conjunto los padres, y la institución educativa ayudará a que el adolescente modifique su autoestima, ubique su lugar en la familia hablando de derechos, privilegios y obligaciones, sentir empatía por su semejantes, participar de forma positiva en actividades pro-sociales, sobre todo, tener la capacidad de reconocer sus errores, aumentar la capacidad de sentir las emociones morales, como la empatía, la compasión y el altruismo en pro del reconocimiento de su responsabilidad ante algunos actos cometidos en contra de su progenitora; así mismo mostrar conexión con su madre, evitando también que se haga daño, con tanta resistencia que opone a sentir, percibir y visualizar su realidad tan distorsionada.

Mirando a través de sus ojos….

El despertar de Patricia había sido un golpe fuerte, después de muchos años de casada, y trabajando en su crecimiento personal, contaba con herramientas suficientes como para activar la resiliencia al máximo. Qué la había llevado a ese viaje, desconexión con el mundo y conexión con ella misma, solo que lo que descubrió no fue nada agradable, por primera vez en tantos años se atrevió a mirar desde sus ojos, y no a través de los ojos de su esposo…..

Cuando nos atrevemos a experimentar el transitar nuevos senderos, tomar decisiones que sean del beneficio y agrado personal y no por quedar bien con alguien mas, nos descubrimos como esos seres sienti-pensantes, capaces de ser tal cual somos, descubrimos como el globo de la presión interna o de la mente dual, se desinfla o desvanece, para dar paso a esa nueva experiencia que es la de expansión, activando la resiliencia que desactiva la bomba que “pensamos” tener no solo en las manos sino en la vida.

Patricia, sentada en su cama sintió como una tristeza inmensa, la había reconocido, estaba ahí, no la negaba, la aceptaba, la reconocía, era ese frío del alma, en medio de aquella habitación, con un calor sofocante, ella vivía un momento revelador, pero se preguntaba como en medio de las lagrimas de la tristeza, sentía también alegría, una alegría inmensa que le permitía quitarse esa vieja armadura que había marcado su cuerpo, sus emociones y su alma, permitiéndole a su luz, su poder, salir de ese lugar de oscuridad, había logrado lo que en tantos años había postergado, ser ella, ser feliz, y estar satisfecha y orgullosa de ella misma.

Ocultamos la verdad de nuestra propia realidad, refugiándonos en viejas y rancias creencias, guardadas en un ropero, sí, ese ropero de la Abuela donde como escondite secreto aguardaban ser desempolvadas, aunque para ello solo bastaba abrirles la puerta, ejecutar, tomar acción y lanzarse al vacío para ser atrapada por una red, llamada COMPASIÓN, AMOR PROPIO, VALOR, MERCIMIENTO, REALIZACIÓN, integrar todo esto en un click o flashazo de un instante donde el juego de la mente y la sensación del cuerpo activaban memorias para descubrirnos a nosotros mismos llenos de marcas y carencias donde no nos permitimos SER, por miedo a todas esas emociones morales, del que dirán, culpa, vergüenza …..por miedo a perder, y que mas podemos perder cuando nos hemos perdido a nosotros mismos.

El jubilo, gozo de recuperarse, de reencontrarse hace que comprendas la experiencia guardada, a disposición de cada instante, de cada momento que elijas tomarla, convirtiéndola en sabiduría, como lo ha hecho Patricia. Replantear el nuevo camino, pensando en ella, refugiándose en su cueva interna, reconociendo el camino recorrido, con la gran diferencia de que ahora las paredes de esa cueva están llenas de palabras como LIBERTAD, AMOR, COMPASIÓN, REALIZACION, INTEGRACIÓN, MOTIVACIÓN, SENSACION, SENTIMIENTO, EMOCIÓN….EXPANSION.

5 PUNTOS PARA ACTIVAR TU PODER INTERNO.

  1. Reconócete un ser importante para ti mismo, que piensa y siente, elije y decide. Cada pensamiento y postura tuya es valiosa e importante para ti, para tu realidad.
  2. Aleja de tu mente la comparación, valida cada una de tus capacidades, evita el juicio y la crítica.
  3. Activa la Auto-Compasión. La Compasión nos permita acompañarnos desde el corazón, con amor, llevándote a la acción y creación. ¿Qué más puedo hacer en este momento por mí?
  4. Acepta los momentos incómodos y busca en ellos el mensaje, la creencia que guardas y te limita, esto te mueve a la ejecución de tareas diferentes. Discernir entre lo que es, y lo que puede ser mirado desde otro ángulo, es crear desde ese espacio vacío, desde la posibilidad.
  5. Deja de usar marcaras como las del carnaval para cubrir tu verdadera esencia, no te apegues a los cánones que están establecidos por la sociedad y que han provocado tu desconexión. Des-cubre, y reconoce quien eres, déjate ver tal cual eres, sin miedo a perder.

Perder la brújula nos pasa a todos, la tarea es encontrar la ruta nuevamente, solo cuando se logra crear un verdadero puente entre la mente, cuerpo y espíritu se encuentra la calma, por unos instantes suficientes para iniciar un nuevo sendero.

Patricia, ha regresado convencida de todos los ajustes que debe hacer en su vida, sin oponer resistencia a lo que siente, poniendo limites esenciales como el respeto, auto-cuidado, auto-compasión; usando la resiliencia y algo mas el altruismo para al igual que tu en algún momento de la vida sigas tocando vidas como lo hacemos todas….

Aquí viene la pregunta interesante… Y tu ves a través de tus ojos, o a través de los ojos del otro?

Hasta Pronto!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

En el mar de las emociones todo es posible, así como llegan se van…no la retengas, fluye como las olas.

Aprendiendo a vivir en el covid-19

Manuel: Estoy harto de estar encerrado!! María Elena -No puedo concentrarme, me distraigo mucho. Alejandra – Yo que dejaba todo a mi mamá, hoy soy multitask; hijos, tareas, comida, trabajo y termino el día sin energía, de malas, no soporto mas.- Elena – Me dio COVID-19, no tengo energía, estoy sensible y tengo mucha ansiedad. Esther: -Tengo COVID-19, mi familia la integran 4 personas y todos dimos positivo, quiero que alguien me explique algo mas de esta enfermedad!! No retengo las cosas!!!. Alberto: Me estoy separando, y tenemos que vivir juntos por la pandemia, estoy viviendo con estrés pero además estoy muy intolerante, afecta mi productividad y prefiero exponerme yendo a la oficina, que quedándome en casa, cuando acabará esto?… estos son algunos de los argumentos que he escuchado durante este tiempo de confinamiento, el dar acompañamiento me permite tener una pequeña muestra de lo que vive la población a nivel mundial, y si a eso le agregamos comentarios como este: Se murió mi Esposo y no he trabajado hace mucho, tengo hijos y que puedo hacer?, o perdí mi casa, mi trabajo, y a mis hijos los he tenido que trasladar a un albergue en medio de la pandemia, además de lo que nos quitaron las lluvias torrenciales…

Siento lo que siento….

En esta época diferente que vivimos, donde el confinamiento exige adaptación al medio, la convivencia nos invita a ser tolerantes, empáticos y resilientes, moviendo estructuras y procesos internos que provocan sufrimiento, creando conflictos por querer tener exceso de control sobre todo, y todos, tratando de dar cumplimiento a las multitareas que formaban parte de nuestra vida, llevándonos por un sendero de constantes obstáculos; emocionales, mentales, corporales, espirituales, así como de productividad en el trabajo; sin darnos cuenta, por vivir tan deprisa, tan adormilados o deslumbrados por el brillo que ofrece lo externo. Lo que es el trabajar para tener.

Cuando la vida nos pone en pausa, comenzamos a detectar lo que siento, lo que mi cuerpo manifiesta, interesante es descubrir el lenguaje que usa para darnos información de ese proceso interno que se gesta instante a instante, y donde acumulamos la emoción, ésta ha generado una respuesta en nuestro cuerpo, como el estrés, la ansiedad, la angustia, el miedo, la desesperanza, y la manera en que reaccionamos ha creado estados emocionales que duran y nos afectan. Ahora la vida nos ha corrido una gran invitación: CONECTATE CONTIGO MISMO, DEJA DE CORRER, HAZ UNA PAUSA, ESCUCHA TU INTERIOR. SUELTA LO QUE PESA ; pero la verdad que trabajo les cuesta, cuanta resistencia hay en el constructo mental, que la respuesta es y como se hace? No puedo!, yo no sirvo para eso, me dijeron que debo ser fuerte, yo no debo llorar. Mi religión no me permite. Frases que forman nuestras creencias.

Cada uno de nuestros sentidos nos proporciona información sobre lo que venimos cargando por años, ya que eso nos da una perspectiva, solo que estamos acostumbrados a realizar juicios, críticas, creando hogueras internas que de un momento a otro se apagan y/o se encienden gracias a la emoción que ponemos a las cosas, y la frustración que sentimos al no lograr el objetivo sea cual sea; así como perder el control sobre una situación viéndonos vulnerables. Solo que llega un momento en que el sistema de alerta de nuestro cuerpo llama a nuestra estación de bomberos para apagar el fuego, sin poder contenerlo, todo nuestros sistemas están interconectados, y nuestra actividad mental influye sobremanera en ellos. El siguiente paso, poner una mente en calma.

Derribando creencias…

Reconocer y aceptar es estar consciente de las barreras que se han creado en mi constructo mental limitando mi aceptación y reconocimiento, limitando mis decisiones, una de las grandes barrera que existe es intentar hacer algo diferente, experimentarlo, la respuesta que se recibe de las invitaciones que se hace al cultivar el bienestar es negativa, porque practicar filosofías de oriente nos indican que se contrapone con lo que hemos aprendido en occidente. Cultivar el Bienestar es como subirse a la bicicleta y recorrer algunos kilómetros todos los días, es solo practicar, eso nos permite modificar, hábitos experimentando la relajación y calma. Un estado desconocido para nosotros. La vida diaria no es para sobrevivir, sino vivir y disfrutar, la aceptación, adaptación y bienestar. Entrar en la relajación permite que ese equipo de bomberos que va apagar nuestras hogueras internas llegue y diga todo está correcto. Como ves no es que no sientas, pero se regula, baja la intensidad y el tiempo de la emoción, logrando actuar de manera diferente. No hay incendio!

ATENCIÓN PLENA

Observar y mantener el equilibrio interno del cuerpo, es poner atención a tu interior, a ese llamado que nos hace cada órgano, es identificar tus emociones, gestionarlas, solo es ser y estar consciente de algo, es estar presente en tu presente. Tarea difícil, la mente con sus pensamientos viajan de rama en rama de un árbol como si fueran monos locos, que no encuentran paz y calma. La meditación poniendo atención en la respiración ayuda a encontrar la calma mental, es como lograr una mar en calma, no es quererla controlar, que no tenga movimiento, es saber que está y que puedo observar, sentir y percibir de una forma diferente. Las marejadas vendrán, cuando menos lo esperamos, creando caos interno, solo que ya cuentas con la herramienta para dar solución a esta situación. Los beneficios de la atención plena son la empatía, la resiliencia, la compasión/misericordia, el altruismo, La evitación lo único que logra es anclarte en el sufrimiento del caos interno, generando acciones y relaciones tóxicas o poco saludables destruyendo lo que poco a poco vas construyendo. MEDITAR, es el mejor comienzo.

Te invito a meditar, a partir de enero 2021, todos los jueves vía zoom a las 8:00 pm. tiempo de la cd. de México, encontremos la calma juntos, aprendamos a reconocer las emociones retenidas, vaciemos nuestro interior, para llenarlo de esa paz que tanto necesitamos.

Te animas? envía un mail a : gabydeas.emprende@gmail.com te enviaré informes.

Hasta Pronto!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

Miedo a sentir….

Todos buscamos sitios seguros, confortables, cómodos, donde podamos sentir bienestar, ya sea el hogar, la sala de un consultorio, el mismo lugar del terapeuta o donde vamos al yoga, el hotel donde vacacionamos, ese lugar que nos haga expresar como decimos en México: “DE AQUÍ SOY”, “ESTE ES MI LUGAR”, que experiencia tan reconfortante es sabernos atendidos, procurados, vistos.

Te involucraste en el proceso de búsqueda del lugar, del terapeuta preguntando a tus contactos, o del hotel donde vacacionaras revisando los comentarios y las estrellas que de ellos recibieron; interesante y motivadora el trabajo y el tiempo que dedicamos a ello.

Solo que me gustaría que te hicieras esta pregunta: “QUE TANTO ME INVOLUCRO EN LOGRAR Y TENER UN SITIO SEGURO, CONFORTABLE Y DE BIENESTAR EN MI INTERIOR”. Cuanto conflicto interno hay en cada uno de nosotros cuando nos desconectamos a no sentir, la evitación de nuestras emociones es cerrar la puerta para no involucrarnos en el proceso de transformación que mi YO INTERNO requiere, necesita y pide.

Sabernos expuestos a que otros vean nuestra vulnerabilidad, o actúe el inconsciente haciéndolos sentir como a ti te hicieron sentir en la infancia, repitiendo el patrón provocando la misma experiencia de que sientan lo que yo sentí o también ¿Cómo los hice sentir cuando atravesaban por ese momento? acaso fui poco compasivo con ese ser que lo único que requería era ser visto y acompañado. Y si ese ser que quiere ser visto, acompañado, eres Tú mismo? Cual es la respuesta que surge ante esta pregunta? ¿Cuántas veces entraste en el camino de la evitación, a no sentir, y hacerte el fuete o la valiente, que no quiere mostrarse a si mismo, la vulnerabilidad que provoca el sentir tristeza, inseguridad, culpa, vergüenza, y en ocasiones hasta desprecio?

En medio de dos turbinas

Imagínate caminando en medio de dos turbinas, donde cada una de ellas, gira en sentido opuesto, una a la derecha y la otra a la izquierda,; son tus mismos pensamientos, la misma mente que crea el conflicto interno, al no poder darte cuenta de forma consciente que tu mente te lleva por un camino de sufrimiento y frustración, comparación, nublando la realidad; tu cuerpo manifiesta, te grita: siente lo que siento, conéctate conmigo, con la intuición, y con la intención que hay en cada decisión tomada por ti, creo que es una de las razones por las que no creo mucho en solo el mindset, es esa programación mental, para tener éxito; pero si queremos desprogramar para poder crear desde la consciencia, desde la conexión, “LA MENTE MIENTE, EL CUERPO NO”, es ahí donde está la clave, conexión.

Mente, cuerpo, espíritu

Entrenar y cultivar la mente es un ejercicio diario que nos permite vivir enfocados, no solo en lo que deseamos; sino anclarnos en el presente, estar trabajando como observador de lo que pienso, digo y hago, tomando como aliada a la respiración, MEDITAR es eso, lograr integrar el proceso interno y el externo, desarrollando la conexión intuición, sensación, emoción, pensamiento, para vivir coherente de cada decisión, pero sobre todo de que puedo co-crear en mi mundo, mi universo, con lo que cuento, mis propias herramientas, la resiliencia, la empatía, la compasión, la bondad, la gentileza, la amabilidad, el altruismo, y la cognición en un mundo rápido y programado, desconectado del SER.

Ahí es donde el involucramiento toma primordial importancia, ya que una vez que integro los procesos doy paso a la transformación, despojándome de lo que no me pertenece, lo que me estorba en la evolución, recuperando la fuerza interna que da mi propia motivación encontrando mi verdadero camino, ese camino donde pondré un ALTO, a las turbinas, para avanzar con un flujo impulsado por mi motivación interna, reconociendo que hay un camino en medio por el cual puedo transitar a mi paso, a mi ritmo.

Mi corazón late, mi pecho se eleva con la respiración en un acto bondadoso, no se lo pido, y mi Yo interno solo pide ser escuchado y visto, para bailar con la vida, observar, percibir, sentir, el bienestar que brinda la conexión. Cuantos correos recibes a diario, invitándote a emprender, a ser exitoso; basta con echar una ojeada a estas frases: Emprende tu negocio; Gana dinero, sé exitoso!! Véndele a la Mente, (la mente miente, recuerdas), obtén ganancias, diseña el sitio web y un software, esto es para ti, emprende y vende!, son pocos los que te hablan de SENTIR, lo que tu cuerpo experimenta, y solo los valientes se atreven a bajarse del barco para caminar y dejar de ir en el trasatlántico o Jet, que no es tuyo, pero que por “pertenecer” sigues arriba, con el conflicto interno hasta llegar al punto donde el estrés hace su aparición. Que importante es dejarse guiar por el corazón, (tus corazonadas) y dar forma a eso que tanto anhelas, preguntar como se puede hacer, dejar la pena, la vergüenza, y la culpa de haber fracasado anteriormente, porque como dice mi Maestra: SINO QUIERES FRACASAR, ENTREGA TU CARNET DE HUMANO, somos imperfectos, vulnerables, somos impermanentes, tenemos limitaciones, existen los imprevistos, pero también somos inteligentes, creadores, emocionales, amorosos, bondadosos, capaces, simplemente personas GRAN-DIOSAS, en un mundo donde muchos aún viven en el letargo.

Feliz despertar, guerreros, ahora solo nos toca seguir nuestro camino.

Hasta Pronto!

Gabydeas by Gaby Olivera ®

La mejor marca, lleva mi nombre.

Hace unos días me dediqué a leer lo que posteaban muchas mujeres en diferentes grupos de FB, la gran mayoría era de ventas, grupos bien organizados, con sus días de ventas, otros, aceptando muchas solicitudes para hacer crecer esos grupos “en bien de la comunidad”, la labor que realizan es valiosa, pero…. aquí viene lo interesante las administradoras solteras o madres, casadas o no casadas, muchas de ellas no están capacitadas para llevar grupos tan grandes, aún con sus actividades personales, y laborales se echan a cuestas este trabajo; gracias al confinamiento hoy un 90% de las mujeres que ahí leí están rebasadas, y poco tolerantes. 2.- Las mujeres así como somos excelentes cadenas de apoyo y ayuda también podemos destruir y dar en la yugular a otra, es increíble el nivel de agresión que existe en esos grupos, y si no le caes bien a la administradora te expulsan del grupo ya sea por una falta en el reglamento o porque les hiciste una sugerencia que no les gusto, no reconocen lo imperfectas que pueden ser como seres humanos.

Todo esto me llevó a observar que la Pandemia nos ha llevado a todos a voltear a ver nuestras marcas, si, leyó usted bien, en estos grupos voltearon a ver sus zapatos de marcas, ropa y bolsas caritsimassss, para ponerlos en venta porque o fueron despedidas ellas o el marido o ya no les alcanza para pagar la tarjeta, la renta o la manutención.

Lo interesante es que no se han fijado en las marcas personales, esas que han dejado los traumas, las pérdidas, que han llevado a llenar vacíos donde van perdiendo el equilibrio, entrando en un estado de caos sin poder identificar porque esos cambios de estados de animo, y que emociones les anteceden y preceden a estos; vivimos en la danza de los números, esos que nos reportan a diario que incrementan los ingresos a los hospitales, los fallecimientos, las evoluciones o los que están en TI, frente a este cúmulo de bombardeo externo, cabe resaltar el bombardeo interno es aún peor, sin percatarnos de donde viene, sin sentir lo que sentimos, solo manifestamos incomodidad, agresión, envidia y es que el bombardeo interno nos exige una reconexión con nosotras mismas; Mujeres multitask, para poder cumplir con las tareas, hijos que no obedecen, frustrados, adolescentes vacíos, sin un objetivo, hoy se ven saturadas, histéricas con sentimientos de culpa por no comprender, entender y dar un trato mas amable a los hijos y a la pareja. (Me refiero a ambos, tanto ellos que han quedado desempleados y hoy hacen labores de casa y toman su rol de padres).

Pues bien, esta pandemia, está dejando al descubierto cómo veníamos viviendo, de que marca dependíamos, tanto de ropa, calzado, comida, como de la marca de tarjeta de crédito, cuentas por pagar, bocas que alimentar, lo que si es una realidad que la brecha entre los que tienen y los que menos tienen se ha hecho mas grande, entre politiquería, guerras del que posee el control en el gobierno, debates, siguen formando parte del bombardeo externo, llenando de miedo y pánico al que no conoce sus capacidades y es capaz de desconectarse del exterior.

Hemos escuchado mucho hablar de Bienestar, de practicas de yoga, de meditación, de mindfulness, de h´oponopono, solo que menos de la mitad buscan el verdadero bienestar, los demás lo incluyeron como moda; todo esto es trabajo para el bienestar, la gran diferencia entre un estilo de vida y la suma de lo que aporta una filosofía es encontrar el camino de reconexión con quien verdaderamente soy! Introspección, atravesar el umbral de mi oscuridad para poner luz, mis carencias, mis miedos, mis traumas, mi apegos, heridas de la infancia, mi falta de voluntad y poder interno, baja autoestima, así como la poca aceptación de mi misma.

Las marcas en nuestra vida, las heridas no sanadas, las cicatrices, los pensamientos recurrentes, han venido a ubicarnos y dejar en claro lo cosmopolitas que somos, aparentando ser quien no somos, imitando a otros por costumbre, hemos perdido la identidad la marca personal, con sus respectivos claro-oscuros, con sus matices, sin comprender que existe la posibilidad despojarnos de lo que nos pesa.

La pandemia, ha prendido el foco rojo en la humanidad, y nos invita a representar quien somos, mejorar las relación con nuestro SER, mejorar la relación con los seres queridos, así como con los animales y naturaleza. Dejar de ser leal a las marcas para ser leales a nosotros mismo, ya que hoy basta ver que ser cosmopolita de nada nos sirve en un mundo enfermo y confinado, donde solo se sale a pasear al Hospital, a las consultas, algunos trabajos, la pasarela hoy es limitada y toda las marcas están guardadas en un closet, en medio de la oscuridad, mientras que las emociones no reconocidas e identificadas han hecho su arribo para mostrar la vulnerabilidad de un ser, que ha estado aletargado, dormido, durante muchos años.

Ponga luz en su oscuridad, no se quede en el umbral, traspáselo, sentirá dolor, pero estoy segura que le va a gustar lo que va a descubrir, sea fiel, amable y leal a usted mismo que la mejor marca es la que lleva su nombre.

Hasta Pronto!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

Es algo importante para Mi….

Durante este confinamiento, han sucedido tantas cosas en el proceso de vida de cada persona, que pudiera decir TODAS son importantes para cada uno que vive la experiencia, minimizar alguna sería discriminar, en pocas palabras decir: lo tuyo no es importante, sin darnos cuenta el efecto que está causando en la vida de ellos. Desde la pérdida de la vida, así como el no de despedirse y velar a un ser querido, el perder el trabajo y tener que pagar cuentas, ser madre, trabajadora y maestra al mismo tiempo, ser mamá, nana, cocinera además de aguantar el carácter del esposo por no tener empleo. Y los padres desempleados se vuelve los apoyos en las labores de casa para que mamá trabaje. Los niños, perdieron su escuela, sus amigos, su vida, hay mas hambre en el mundo, hay mas desempleo y más violencia intrafamiliar, es un proceso evolutivo que avanza? o retrocede? dando por primera vez mayor importancia a la salud mental, todos esos demonios que viven, los alimentamos, sostenemos y nos crean caos.

En el caso de los Universitarios, así como chicos de bachilleres, han cerrado su ciclo desde casa.

…. el último día hábil de clases fui con mis compañeras al centro comercial a ver vestidos de graduación, me llevó 6 meses pagar los boletos de la fiesta de graduación, con toda la emoción, alegría, esperanza de comenzar la tesis, convivir con todos mis compañeros, la celebración al lado de mis padres, es un momento importante en mi vida, y que sucede!!!! exactamente al otro día nos confinan, se para todo, no hay oficinas, no hay respuestas, se pospone indefinidamente la fiesta, no celebración, nada…… me siento triste!!, frustrada!!!, hay muchas emociones en mi, enojo, tristeza, ganas de llorar, no puedo avanzar, necesito mover papeles en la facultad y no hay nadie que responda…..este es el comentario de Rebecca, y como ella todos los jóvenes que salieron durante estos meses de la Universidad, y que forma de concluir sus estudios.

Graduarme desde casa no ha sido fácil de aceptar y menos porque estamos en el limbo con todo el papeleo, mentorías para la elaboración de Tesis. Me llevo unas semanas asimilar la situación.

La importancia de la comunicación

Una noche, me senté con mis padres a ver una película, sonó mi celular, y se dieron cuenta que la llamada no era una buena noticia, los organizadores del evento habían cambiado las reglas, como siempre a su favor, fue entonces que estallé en llanto, y les dije déjenme llorar, estoy enojada, triste, frustrada, me siento muy muy triste, soñé con mi graduación y todo se esta yendo al carajo. … Rebecca comenta, que fue un momento diferente, Papá y Mamá me escucharon, me dieron opciones, acciones que se pueden tomar, pero creo que lo mas importante era, que mis padres me acogieron en su regazo, me abrazaron y llenos de amor me dejaron liberar la emoción que se desbordaba, sintieron lo que yo sentía. Siempre he sido una chica inquieta, vía zoom tomé un Diplomado de Educación financiera, y otros cursos, deseo de corazón tome la gente responsabilidad social, se quede en casa, use cubre bocas, todas las medidas necesarias para parar esta situación tan difícil para todos. Quiero volver a la normalidad.

Decir ADIOS, a los compañeros, sin abrazar, sentir el cariño de un abrazo, frotando la espalda, el último desayuno, café o tragos con los amigos, ha sido un STOP a nuestra vida.

Los claro-oscuros internos

Hemos dejado de lado todos aquellos estados emocionales por los que atraviesan los jóvenes-adultos, o adultos-jóvenes, abandono, violencia intrafamiliar, alcohol, drogas, depresión, aislamiento, carencia del padre o la madre, ausencia del vínculo seguro que brindan los progenitores por que se dedican a trabajar, aunque hoy todos juntos metidos en una licuadora cada uno con sus emociones y frustraciones, miedos, inquietudes; carencias, sueños detenidos, viviendo en la incertidumbre de que pasará; siempre se ha dicho que trabajar el presente es construir un futuro seguro; pero hoy ¿quién tiene el futuro seguro?, hemos de aprender a vivir y estar seguros de la impermanencia todo tiene un tiempo, solo que por vivir poniendo luz a lo exterior nos hemos olvidado de muchos procesos fisiológicos, mentales y emocionales que existen en nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Aprendiendo a sentir, siento lo que siento….

La gran mayoría vivía en automático, sin tomar en cuenta lo que su somática expresaba, era fácil tomar una pastilla para calmar un dolor, un ansiolítico y dopar la sensación y la emoción. Aunque usted apreciado lector le parezca difícil de creer, conozco personas que al hacer ejercicios de respiración y meditación, preguntando que sientes? ellos responden: nada. Es tan grande la desconexión con ellos mismos que no saben lo que registra el cuerpo. En el caso de Rebecca, se convirtió en aprendiz de meditación, como una forma de reconexión para bajar la ansiedad, regular sus emociones, identificar el tipo de emoción, sus logros son grandes, ha dejado de padecer dermatitis atópica, ha dado otro significado a su vida, la prioridad es ella, meditar diario, inicio un negocio por internet, y le ha funcionado avanzando poco a poco, duerme bien, ha conocido la calma que existe en su interior, de manera voluntaria, ha descubierto el movimiento de la vida, adaptación a los cambios, regresar su mente a casa. Cuántos de los jóvenes en el mundo no pueden hacerlo?, Cuántos de ellos viven un infierno en casa? Cuántos son capaces de sentir y expresar lo que sienten y viven? A cuantos se les permite llorar, sentir, y aportarles herramientas para demostrarles que son capaces de crear una realidad diferente? No olvidemos a nuestros niños, no solo los de casa, también los que viven en la calle, los que padecen una enfermedad degenerativa, un cáncer, niños olvidados, … el proceso evolutivo avanzó, se detuvo, retrocedió, ha sido positivo, negativo, saque usted sus conclusiones, hoy TODOS SON IMPORTANTES.

Hoy Rebecca, está en busca de trabajo, concluyo sus estudios como Lic. Administración de Empresas, con un CV bonito, con la disposición de aportar a la empresa que la contrate; y claro, en espera de que la oportunidad le sonría.

Hasta Pronto!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera ®

Con la tormenta encima

El fin de semana me di a la aventura de manejar disfrutando la carretera, para mi es un deleite manejar, encontrar un panorama verde lleno de vida, es relajante, encontrarte con esos cuadros que brinda la naturaleza, y más cuando sales del asfalto, los edificios de la ciudad, para encontrarte con el bosque, su delicioso olor a oyamel, a pino, lo nublado del día, la llovizna; así como el aire frío que acarició mi mejilla. Fabuloso es visitar un pueblo donde los oriundos del lugar salen a vender a pie de carretera sus frutas, ciruelas, manzanas, uvas, guayabas, sandias, no podía faltar los deliciosos elotes….. todo fresco y Yo, imaginando un delicioso pan de elote bañado en rompope con un taza de café caliente.

La gente a pesar de la pandemia seguía trabajando, a unos cuantos pasos encontré varios puestos de calabazas de barro, pintadas entre naranjas, marrón, verde seco, haciendo alusión a la época otoñal…. hermosa.

Sin embargo, a mi regreso, frente a mi en un tramo de la carretera, una recta larga y sola, enorme, a mi lado derecho una gran extensión verde, despoblada; del otro lado un área llena de agua estancada con un olor desagradable, pero la vista era fenomenal, otro espectáculo, algunos rayos de sol traspasaban las nubes dejando ver la luz poderosa de un sol que se retiraba; me permitió apreciar los panoramas que me brinda la vida, cada uno brinda el mejor espectáculo, no compite solo se muestran.

De pronto, al mirar al cielo por encima había una nube oscura, amenazaba una verdadera tempestad, y sola en esa carretera, pasaron por mi mente un sin fin de pensamientos, hasta que la voz del mejor acompañante me regresó al presente, me dijo: GABY ACELERA, me sorprendió su comentario para ser honesta, a lo que dio inicio a un dialogo amoroso, entre risas, y una que otra lagrima. Las gotas de lluvia que caían eran grandes, fuertes y tupidas, los limpiadores a todo lo que daban, y volví a escuchar: sigue acelerando, hasta entonces comprendí el mensaje. He de confesar mi querido lector que soy de las que gusta correr en carretera y tengo muchos años manejando en ellas, sola y acompañada, mi compañero me enseñó a manejar, MI PADRE, ese gran Mentor de mi vida, disfrutamos de la charla que duró al rededor de 2 horas en lo que llegamos a la ciudad, solo puedo decirles que fue una delicia, con un playlist de temas de películas que traían gratos y grandes momentos de nuestra vida.

Cómo decidir frente al menú de la vida…..

Pero, en este menú que nos presenta la vida, hay que saber disfrutar cada instante, y saber tomar decisiones. Porqué lo comento, por que cuantas veces tenemos una tempestad encima, la lluvia y nubosidad evita que podamos ver con claridad lo que existe enfrente; solo hay tres opciones, o aceleras y sales de ella, con que? con todos los recursos con los que cuentas, o bien esperar a que la tempestad nuble tu visión, ir a tientas, sin claridad, empaparte y de ahí quedarte sumido cayendo en estados de depresión, buscar culpables sin reconocer nuestra responsabilidad, dándose por vencido o como última opción, salir aún así todo mojado con una solución posible, arriesgando pero ya con un panorama mas real, con más claridad, soportando la tempestad.

¿Cuáles recursos?

La falta del trabajo de introspección y de autoconocimiento, evitan que cada uno conozca los recursos con los que cuenta, hasta el más pequeño o insignificante curso ha dejado algo en nuestra vida. Durante el viaje revisamos el auto, gasolina, llantas, limpiadores, y que todo funcione, como yo conozco mi auto, y se hasta donde responde, donde acelerar, donde frenar con motor, cuando rebasar, eso me lo ha dado la experiencia, de manejar tantos años en carretera; solo que en la vida es diferente, bueno ni tanto, cuando hablo de la introspección o conexión con nosotros mismos es saber que cuentas con conocimientos, experiencia, habilidades, destrezas, logros, fracasos de los cuales tienes un aprendizaje, pues bien tienes la tormenta encima, pregúntate : ¿Qué mas puedo hacer por mi en estos momentos?, ¿Cómo salir de este momento? ¿Hacia donde hay una luz de posibilidad para salir de este momento incomodo? ¿Soy responsable de lo que vivo? ¿Han sido mis decisiones las que me han traído ha este punto?, conectar con la somática del cuerpo es importante mucho, la mente miente, el cuerpo no! ese es el mejor indicador y el más honesto para decirme que tan incomodo, responsable soy de la situación.

Aprendiendo a escuchar….

Cuando la verdadera conexión con nosotros mismo existe, el mejor indicador es el cuerpo, si estoy haciendo algo correcto para mi en ese momento o todo lo contrario siendo esto incorrecto, nuestro cuerpo lo indica, nos presenta bienestar, satisfacción o incomodidad, duda, buscando culpables; solo que hemos estado tan desconectados de nosotros mismos que hemos vivido en piloto automático por mucho tiempo permitiendo que otros decidan y elijan por nosotros, incluyendo redes y todo tipo de marketing que ofrecen estilos de vida distintos. La voz de mi PADRE, al que admiro y respeto fueron en ese momento mi voz interior, con humildad hice lo que él me indicó comprendiendo su mensaje, acelera y sal de la tormenta.

No todos los dichos aplican..

Alguna vez has escuchado que “debemos aprender a bailar bajo la tormenta”, pueda ser, hasta cierto punto, si vas en un auto como yo, que me brindaba seguridad, confianza, y rapidez, está bien; solo que cuando no tienes como protegerte de ella, es imposible que puedas bailar y disfrutar de esos momentos de crisis donde la enfermedad hace su aparición, las cuentas por pagar apremian, la falta de trabajo o un lugar seguro y estable que brinde cuando menos poder dormir tranquilo, entonces comprendemos que no podemos bailar con ella, pero si poner nuestra mejor cara, disposición y tomar la decisión que para ti sea la mas conveniente. No diré esta o la otra, las circunstancias de cada uno son diferentes, las necesidades, aptitudes y habilidades son únicas y la edad cuenta mucho. Todos los días se puede re-nacer, re-comenzar, re-inventarse, basta tener la conexión con nosotros mismos y escuchar la voz interior para saber que hacer bajo la tormenta. La Fe y la confianza en uno mismo son el mejor motivador para seguir adelante, por la ruta que te marque la vida, o que decidas tomar, con sol, con tormenta, con luz, con oscuridad, siempre busca la conexión contigo mismo, escucha tu voz interior.

Hasta Pronto!!!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

¿Qué haces bajo las tormentas de la vida?

Y donde quedó todo….

Hacer un escaneo en la vida, o pasar nuestra vida por una maquina de rayos X, nos va a encaminar por una ruta llena de sorpresas unas gratas y otras no tanto, quizás durante el tiempo que llevamos en confinamiento ha servido para comprender el peso que llevamos de lo que no nos pertenece, ocultando, tras un tipo de vida que no es la nuestra, observar que la radiografía arrojada es un real reflejo de lo que llevamos en el interior, huecos, grandes hoyos negros llamados vacíos.

Espejismos que brillan de diálogos internos que tenemos con nosotros mismos creyendo cuentos que no son, que no existen, falsas realidades que impiden conocernos tal cual somos, personas llenas de carencias, y que hoy durante la pandemia, emergen como emociones nuevas, tristezas, miedos, ansiedades, culpa, juicio y malestar por la gran desconexión que tenemos con nosotros mismos, por falta de un honesto y amoroso auto-encuentro con el ser que soy, que hay que hacerlo crecer, madurar, aceptar, reconocer; simplemente ser quien eres…

Lo que me susurra al oído…

Todo lo que nos llega a través de un móvil, es como un nutriente para nuestra mente, pensamientos y emociones, sin darnos cuenta de que podemos estar llenando de basura nuestro ser. Cada una de las redes sociales, es también un nutriente para nuestro bienestar, ¿Qué elijo leer y escuchar? ¿A quién elijo tener en mis contactos? ¿Cuántos amigos tengo que realmente conozco? ¿Cuántos son verdaderos desconocidos que solo llenan uno más de los vacíos: el Tener mas número de contactos, seguidores, con el afán de crear nuevas estrategias para lo que hago en la vida. Todo esto se extiende a nuestros hijos, no solo los adultos tenemos quien nos susurre y nos nutra, también ellos, están conectados a los móviles, a la lap, o al PC, en una época donde el despertar de la consciencia es el boom; pero que lejos de todo ello volvemos a subirnos en un barco donde alguien lleva el timón de nuestra vida… LAS REDES SOCIALES, convirtiéndonos en personas programadas incapaces de discernir lo que voy a consumir de ellas, el menú es tentador y basto, saciando un morbo durante las horas de vigilia que paso en el día y gran parte de la noche.

Reconociendo mi aridez….

Decía el Padre Larrañaga que la aridez es como la noche oscura, donde sentimos la soledad, el frío que cala los huesos, nos sentimos abandonados, y eso es precisamente lo que ha traído la pandemia, en paso de el umbral entre la luz del espejismo a la oscuridad de mi aridez, de lo que realmente soy. ¿Quién soy sin tanta bolsa, zapato, ropa de marca, en el confort o incomodidad de la vida en casa? ¿Quién soy sin la vida en el gimnasio y el desayuno con las amigas? ¿Quién soy cuando ya no voy a dejar a los hijos a la escuela y ahora opero como la maestra para algo a lo que no estoy preparada/o y me siento incapaz? ¿Cómo me siento cuando experimento la frustración de no lograr que los hijos obedezcan? ¿Qué siento cuando Yo o Él hemos perdido el empleo y comienza la desesperación por pagar tarjetas, y no hay para comer? ¿Qué emociones me invaden cuando al finalizar el día me siento culpable por haber regañado al hijo, dado un golpe, o aplicar un castigo por mi falta de paciencia? ¿Cómo enfrento la desesperación de una pérdida, por trabajo, por un ser querido, por un hijo, por un miembro de mi cuerpo, por la salud? ¿Cómo se vive el duelo a solas, acompañada, que dirán? Y si nos detenemos por un instante y nos sentamos a reconocer la incomodidad que viene con todo este desajuste y ruptura de la vida así como el cambio a la nueva forma, la nueva ruta que ha tomado nuestra vida?

Integrando a los procesos…

Hace tiempo que leía en un libro a cerca de aprender de nuestros maestros, y eso hablaba de los maestros internos y externos. Cuando vivimos en la comodidad y el confort, todo lo tenemos, pero….. algo nos falta, y ese algo comienza a llenarse por cosas materiales que terminan siendo una carga. Así como nos acostumbramos a la comodidad con rapidez, podemos acostumbrarnos a la incomodidad?; eso requiere de un entrenamiento mental. Hacer un alto para reconectar, cablear de forma diferente el cerebro para sentir los beneficios de la neuroplasticidad del cerebro que se refleja en nuestro cuerpo influyendo de forma positiva en la percepción de la realidad creando un ambiente de bienestar. Grandes son los maestros Budistas que mediante su trabajo en las diferentes meditaciones han logrado sentir comodidad dentro de la incomodidad, gozo, empatia, compasión todo está en la mente. La vida nos pone en situaciones incómodas en las que cada uno puede elegir sentirse bien o mal. Esto forma parte de nuestro crecimiento personal, …..”aceptar a nuestros maestros Zen, tu evolución hacia la fortaleza y plenitud requiere que no le des la espalda cuando aparezcan en el camino…” R.S. La frustración e incomodidad puede llevarte al aislamiento, y se trata de integrar, conectar, reconocer emociones y todo lo que emerge de ese interior, es eso oscuro que ves en la radiografía de la vida. No se trata de conectar el exterior para evadir, se trata de conectar el interior para resurgir y re-nacer en un auto-encuentro amoroso, compasivo, benevolente, y poner luz en esa oscuridad incomoda para sentir realmente lo que siento. (y lo he dicho bien), aprendamos a sentir.

Mi comunicación, con mi autenticidad.

Lograr nuestro equilibrio solo requiere tener comunicación, crear un dialogo interno honesto, reconocer cada cualidad, logro, y también carencias, oscuridades, debilidades, y ser capaz de atravesar ese umbral. La conexión con la somática del cuerpo nos permite conocer cuando la incomodidad, el juicio y la culpa se hacen presentes, o cualquier otra emoción, Aprendamos que nuestro cuerpo no miente es el mejor indicador de que algo no anda bien, de que algo me molesta, poner atención en la intensidad de la emoción para regularla, no controlarla, la emoción no se puede ocultar, y todo lo que ha surgido durante este tiempo de confinamiento habla de lo que emerge de nuestro interior, de quien somos, de nuestra esencia, dejemos de ver el reflejo de la capa superficial con la que hemos cubierto nuestro SER.

Hasta Pronto!!!

Gaby Olivera Gabydeas by Gaby Olivera®