Etiqueta: Libertad

DESCONEXIÓN

En este 8 de Marzo, en el marco de la conmemoración del DIM (DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER), te traigo una propuesta, hacer un alto, con honestidad, valentía, mírate frente al espejo, hazte esta pregunta ¿Qué tan desconectada estoy de mi misma? con base en tu respuesta, y después de preguntarte varias veces, serás capaz de responderte a ti misma, reconociendo que por esa falta de conexión has permitido sentir miedo a mostrarte vulnerable ante otros/as, permitiendo la violencia en tu vida.

¿Cómo saberlo?, sentir lo que sentimos, percibir, visualizar, observar, conectar con tus emociones, y responder a ese llamado, a lo que marca la somática del cuerpo para reconocer la incomodidad provocada en ciertos lugares, centro de trabajo, o personas con las que convives a diario. Ser conscientes de nuestras propias emociones y las emociones de otros, evitan la violencia, creando vínculos respetuosos, sanos, empáticos, que pueden ser de apoyo y sostén en momentos difíciles.

La desconexión nos lleva a permitir que como mujeres nos violenten, por la ausencia de amor propio, la falta de límites necesarios, el miedo generado en espacios donde te conviertes en un ser invisible, sin voz, ni voto, pareciera la aceptación al verdugo; así como los miedos heredados sin reconocerlos, desconociendo el trabajo de autoconocimiento e introspección que son parte de nuestra responsabilidad, provocando la inseguridad de ser capaz para lograr nuestra realización en los diferentes ámbitos que conforman la rueda de la vida.

Como decía Clarissa Pinkola en su libro: Mujeres que corren con lobos, ..[Porque todos tenemos un enigma por resolver].., el enigma de cada mujer es des-cubrirse a si misma, ir tras ese fuego interno que como volcán ardiente yace dentro un cuerpo, mente y espíritu que desea expandir todo su potencial, creando desde el amor. Hemos llegado a pensar que los vacíos hay que llenarlos cuando en realidad lo que hay que hacer es abrirlos a la posibilidad de crear un camino diferente, un mundo nuevo con la certeza de lograrlo; pero desde la aceptación del Ser, la conexión con las emociones, y el merecimiento de todo lo bueno, positivo, con la aspiración de llegar al equilibrio interno. Aprender a conocer nuestros procesos internos que dan paso a la transformación y evolución de nuestra propia vida.

Nuestra flaqueza y vulnerabilidad, debe ser reconocida, aceptada, en un acto de valentía, y amor, así iremos al rescate y reencuentro de nosotras mismas, siendo estas áreas de oportunidad para transformarnos, son partes naturales del Ser, el habernos sentido rechazadas en algún momento de la vida, nos impide mostrarnos como somos, con nuestros sentimientos y emociones, solo un pequeño detalle echamos al olvido, que el ser humano es emoción en movimiento y como lo he comentado en otras ocasiones, es como querer o intentar detener un tsunami frente a nosotros, las emociones son, están, van y vienen instante a instante, son los invitados inesperados que generan ese momento incomodo, creando una serie de reacciones en cadena que se desbordan en nuestro cuerpo sin ser reconocidas, pasando por alto, sentir lo que sentimos.

En la desconexión, la vulnerabilidad es estar expuesto, sin protección sin armadura, llevando a la mente y al pensamiento al lado negativo, así es como estamos acostumbrados actuar, nutriendo un patrón de conducta generando causas y condiciones; sin darnos a la tarea de aprender de la vulnerabilidad, como puede ser:

  1. Ser auténticos. Significa mostrarnos como somos, aceptarnos, para poder reconocer nuestra realidad, la de otros, identificarnos con nuestro medio, aquí lo mas importante es reconocer nuestro poder interno frente a la vulnerabilidad.
  2. Ser vulnerable, alimenta la empatía, sentir lo que siento, abre un canal para sentir lo que sienten otros como yo, es una cualidad única que nos hace diferentes.
  3. En la vulnerabilidad no pierdes, tampoco ganas; simplemente es ser valiente sin esperar resultados en el momento que se vive, es ser capaz de regular las emociones, y fluir con la vida.

LA LEALTAD

La conexión nos permite ser leales a nosotras mismas, a nuestros ideales, que la bandera, color que portes sea la proyección de nuestro pensamiento, producto del estado interno, de equilibrio, en aras a la realización, con la capacidad de discernir entre los diferentes caminos que se abren frente a nuestra vida, y no por seguir el sueño e ideales de otras, que tu causa sea personal y social, siendo fuente de inspiración para aquellas que quizás se encuentre en un lado oscuro buscando la luz, encontrando el lado luminoso de la luz que emana tu ser, al andar al lado de las compañeras de viaje.

El MIEDO

El miedo tiene dos caras, una que paraliza, aterra, violenta y otra que nos catapulta al atrevimiento, a la osadía por arriesgarnos a transitar por caminos nuevos, involucrando mente, cuerpo y espíritu para limpiar, sin temor a ensuciarnos las manos para escombrar, preparar, sembrar y cultivar el espacio vacío, nuevo, para crear, eso es ser consciente de lo que experimento, de ahí la frase: “En que miedo te des-cubriste”, esa nueva forma de sentir, de caminar y de observar …. así como de elegir y decidir. Es desvelar nuestra propia identidad, con autenticidad, en medio de la Libertad.

LA LIBERTAD

Es nuevamente conexión, con la intuición, la convicción, soltando viejos patrones, reafirmando cuales son las causas de nuestra lucha, una vez que descubrimos quien realmente somos, damos paso actuar con consciencia, con sabiduría innata, pudiendo comprender, y acompañar e identificarnos con otras otras culturas, formando parte de esa cadena de compasión, bondad, amor, unión y sororidad entre nosotras las mujeres.

Mi propuesta es alzar la voz, y actuar desde un nuevo Desarrollo del Ser, con la responsabilidad social, la sororidad como un acto de rebeldía a los grilletes que han sido impuestos a las mujeres por tantos años, invitando a la NO VIOLENCIA, exigiendo justicia, y el respeto a la dignidad de todas las MUJERES, pero sobre todo siendo responsables de nosotras mismas, evitando la crítica, el juicio, la mofa entre nosotras, respetando la dignidad de cada, una en cualquier parte de este mundo.

Cómo lo dijo Virginia Satir: “...si la persona se libera de sus miedos y despierta su coraje y capacidad para vivir su presente permite la transformación, para “convertirse en plenamente humano”.

Hasta Pronto!!

Gaby Olivera

Gabydeas by Gaby Olivera®

Nutrir para crecer, mi Proyecto de vida

Recién le pedí a mi amiga Ma. Teresa Silva, que contara parte de su vida, sirviendo de Inspiración a muchas mujeres que han atravesado por situaciones difíciles o momentos críticos, es ahí donde le escuché la frase: “debía yo nutrirme también”.

En diferentes ocasiones como mujeres “creemos” que somos irrompibles, aguantadoras, con un temple enorme, imparables, somos aquellas que lo pueden todo, sin permitirnos sentir, el dolor que está detrás de esa fortaleza, o bien disfrutar con alegría y felicidad un instante fuera de casa, lejos de todos sin dejar de sentir culpa.

Olvidamos nuestros proyectos de vida, y que es eso, “soy mamá”, soy esposa, tengo una profesión, además estoy haciendo otra cosa que aunque no me gusta debo aguantar por los míos; en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, pensamos que estos son temas del pasado, congelando las emociones que nos permiten experimentar y percibir con honestidad una cruda realidad que poco se diferencia de la de hace unos 10 años; solo basta con darse una vuelta por los diferentes grupos que existen en las redes sociales, para observar y leer el pensamiento expresado por mujeres de lo que vienen cargando sin permitirse despertar, abrazando patrones, miedos y quizás hasta una que otra patada, mala palabra, denostación o acción que hace que su autoestima esté por los suelos, viviendo violencia intrafamiliar.

Pero retomando el objetivo inicial de todo esto es ¿qué tanto nos nutrimos en momentos de crisis o saliendo de una de ellas? Retomar un nuevo camino implica hacer ajustes, detenernos para observar donde estoy parada, estoy en el suelo como un trapo viejo, exprimido, o estoy en de pie firme y rota por dentro; o simplemente no estoy.

Aprender a bucear en un mar turbulento, es usar todas tus herramientas internas, es aprender de tus procesos, es reconocer y aceptar nuestra vulnerabilidad, debilidad; así como ubicar nuestras carencias para de una manera diferente construir una nueva identidad.

Mi proyecto de vida

Cada proyecto de vida implica sencillamente ser tu misma, dando vida a los sueños guardados, anhelos y deseos que nunca vieron la luz, es usar la mente creativa para construir aquello que tanto he deseado y que quizás hayas olvidado, siendo un tanto osada para atreverse a observar el camino que se abre paso frente a tus ojos con la responsabilidad de ser nuevamente aquella que gesta y da a luz ese tan anhelado sueño.

Dialogo Interior.

La honestidad es algo que exigimos a los demás; sin embargo, pocas veces la aplicamos a nosotros, es ese trabajo de introspección y encuentro amoroso y honesto que nos ubica donde estamos parados, reconociendo toda esa vulnerabilidad, miedo, carencia; así como el área de oportunidad donde puedo crecer y co-crear un universo diferente.

Elección, decisión y libertad

Somos maestros de las elecciones y decisiones, pero ¿eso nos ha traído libertad?  A diario hacemos elecciones desde lo que nos vamos a poner, que ruta vamos a tomar, que comida vamos a comer, a quien le voy a llamar, que voy a comprar, creando en ocasiones esferas llenas de elecciones inconscientes y decisiones erradas que me atan quitando la libertad para ser, hacer en la cotidianidad de nuestra vida.

¿Qué hay detrás de cada una de nuestras decisiones? Miedos, necesidad de cubrir alguna carencia; cuando se hace el trabajo de introspección des-cubrimos que ese espacio vacío no es para rellenar, sino para crear, construir, abrirnos a la posibilidad de vivir una experiencia diferente.

Una nueva aventura

¿Cómo retomar el Proyecto de vida?

Hacer trabajo de autoconocimiento: preguntas reales y quizás incómodas

Quien soy?

Realmente soy quien pienso?

Que sueño y quiero?

Cuales son mis valores?

Mis metas:

Tus metas serán reales, alcanzables, a corto y largo plazo.

Podrás dividirlas en pequeños objetivos, quizás el camino sea mas fácil y no lo veas tan largo para llegar a la meta

Conexión

Conocer nuestro estado emocional es asumir y actuar con inteligencia emocional. Ser responsables de lo que siento. Las emociones juegan un papel importante en la vida, diría yo primordial, son esas que nos dan información de como está nuestro interior, son las que nos permiten adaptarnos al medio a nuestro contexto social, de esa manera aprendemos a regular y poder decidir ya no desde la carencia, miedo, vacío, inseguridad, sino desde la certeza de ser capaz de lograr la meta propuesta.

Involucramiento e integración.

Decía mi mamá que para elaborar un pan hay que tener la receta, los materiales, el horno, pero sobre todo involucrarnos en la preparación, meter las manos, amasar, batir, y hornear eso es sentir, saborear, oler todos tus sentidos van en ello. El Plan de acción y estrategia, es dirección; es involucrarte, aprender si hay necesidad, investigar, meter las manos, desvelarte aterrizando en papel aquello que tanto quieres conseguir. Recuerda que una cosa es desear, y otra diferente querer y poner en acción/marcha la elaboración hasta conseguir el propósito, la meta, es entonces cuando tus sueños verán la luz como un Proyecto de Vida.

Todo esto como un acto de amor propio, reconocimiento a ti y a tu vida, a quien eres realmente dejando tu esencia, aliento, y vibra; es bucear, nadar, y sortear hasta la ola mas grande, sí, esas que tiene Nazareth, Portugal, para sentir la adrenalina del cuerpo que impulsan a atreverse, a caminar como guerrera donde la única armadura está formada por virtudes, fortalezas, dones, talentos, habilidades, capacidades, experiencias en aras de tu Crecimiento Personal. Entonces si como dijo mi amiga, “Nutrir para crecer”.

¿Te atreverías a que tus sueños vean la luz?

Hasta Pronto!

Gaby Olivera